¿Sufres de miedo al dentista?

¡TE PODEMOS AYUDAR!


En España, según los estudios, el 80% de la población se considera una persona ansiosa la hora de visitar una clínica dental, de ese porcentaje, aproximadamente 20% se considera fóbico.El tratamiento dirigido a este grupo de personas no puede ser ni debe ser realizado de la misma manera ni con las mismas técnicas tradicionales con las que se atienden a los demás pacientes.

¿CÓMO SE ADQUIERE LA FOBIA DENTAL?

La fobia dental puede desarrollarse y crecer por los siguientes motivos desde la más tierna infancia, inclusive, sin que se manifieste claramente pero queda marcado en el subconsciente. Así mismo, también puede ir creciendo poco a poco, como una bola de nieve, por el cúmulo de experiencias y estímulos durante el crecimiento y en la misma adolescencia.

POSIBLES CAUSAS:

Una mala experiencia dental (Directamente vivida)

Experiencias desagradables incluidas o sugestionadas por conocidos o familiares

Amenazas o manipulación negativa durante la infancia utilizando la imagen del dentista como castigo.

Una mala experiencia presenciada que ha generado un impacto en el subconsciente por una imagen desagradable.

NUESTRO PLAN DE TRATAMIENTO

CONOCER AL PACIENTE

Buscamos conocer sus expectativas e ilusiones durante la primera visita. Intentamos entender de donde vienen sus miedos y conflictos.

EVALUACIÓN CLÍNICA

Evaluamos someramente sus casos clínicos y realizamos una radiografía completa de los maxilares con más alta tecnología en baja radiación y alta definición.

PLAN DE TRATAMIENTO

Aconsejamos varias alternativas para encontrar la mejor solución al mismo problema basándonos en las características personales.

¿CÓMO PROCEDEMOS?

La mayoría de las veces intentamos, bajo sedación, realizar la mayor parte del tratamiento en una sola sesión, para así realizar el 90% del tratamiento, dejando para las siguientes visitas ajustes y detalles necesarios para unos excelentes resultados.

Tratamiento con atención psicológica consecutivas de adaptación y apoyo de la conducta, control de la ansiedad, tratamiento normalizado con visitas cortas y seguidas a diario o cada dos días, permitiendo ir poco a poco acostumbrándose progresivamente a los ruidos, sensaciones y a todas las vivencias diarias que puede ir mentalmente descartando por le propio conocimiento de lo que va a ir ocurriendo.

Sedación Gaseosa con Óxido Nitroso al 50%. Permite obtener una relajación sustancial para poder realizar los tratamientos básicos como obturaciones, higienes y cirugías simples de corta duración. El paciente con fobia dental obtiene un bienestar al cabo de unos minutos que lo transporta a una embriaguez simulada con exaltación del ánimo. En algunas situaciones esta contraindicado para aquellas personas que padezcan cierta claustrofobia por que al aplicar la máscara, sufren repentinamente un rechazo a la colocación y mantenimiento de la máscara para la inhalación de gas.

Sedación Intravenosa, con asistencia de profesional médico especializado. Preferentemente para sesiones largas y de actuación complejas. Para pacientes con gran fobia dental y ansiedad general a lo que se refiere a la atención dental. Este tipo de atención permitiría realizar el tratamiento casi en su totalidad, ya que el paciente no percibe el tiempo, ni tiene recuerdos posteriormente.